AUSTRALIA INSTA A UN CUARTO DE MILLON DE PERSONAS A ABANDONAR SUS HOGARES

También se instó a los habitantes de las regiones de alto riesgo de Nueva Gales del Sur y Australia Meridional a que barajen la posibilidad de abandonar la región.

Australia instó el viernes a casi un cuarto de millón de personas a evacuar sus hogares y preparó refuerzos militares, ya que las autoridades dijeron que las próximas horas podrían ser “muy, muy difíciles” debido a las altas temperaturas y las condiciones peligrosas creadas por los vientos imprevisibles, incluso en los lugares donde llueve.

El personal de defensa estaba preparado para desplazarse a las zonas afectadas por los incendios forestales si las condiciones se vuelven extremas, dijo a la prensa el primer ministro de Australia, Scott Morrison.

“Incluso con la lluvia en Melbourne, incluso con las mejores condiciones previstas para la próxima semana, hay un largo camino por recorrer en lo que ha sido un episodio de incendios sin precedentes  y, por supuesto, sabemos que tenemos muchas semanas de la temporada de incendios por delante”, dijo Daniel Andrews, el primer ministro del estado de Victoria, en una rueda de prensa televisada.

“Las próximas horas van a ser muy, muy desafiantes”.

Aunque se espera que los vientos se desplacen el sábado por la mañana, Andrews instó a los residentes a mantenerse en alerta máxima y abandonar la comunidad “si se les dice que lo hagan”.

Las autoridades enviaron mensajes de emergencia a 240.000 personas en Victoria, diciéndoles que abandonen la zona. También se instó a los habitantes de las regiones de alto riesgo de Nueva Gales del Sur y Australia Meridional a que barajen la posibilidad de abandonar la región, pero las autoridades no dijeron cuántos.

Desde octubre, 27 personas han muerto y miles han sido sometidas a repetidas evacuaciones, ya que los monstruosos e impredecibles incendios han arrasado con más de 10,3 millones de hectáreas de tierra, un área del tamaño de Corea del Sur.

En la ciudad costera de Eden, en Nueva Gales del Sur, donde el estado de alerta se elevó a “vigilar y actuar” el viernes por la tarde, el humo llenó el horizonte mientras los vientos removían humo y cenizas.

“Nos quedamos para defender y creemos que estaremos bien”, dijo David Richardson, sentado bajo la torre de vigilancia del pueblo mientras paseaba a su perro, cerca de su casa detrás de un pequeño bosque de pinos.

Sentado a su lado, Robyn Malcolm añadió: “Si todo sale mal, bajaremos al muelle y nos subiremos a un remolcador”, refiriéndose a un buque de la marina que lleva más de una semana allí.